Plaza de Santa Bárbara

Plaza de Santa Bárbara

  • minero
  • panoramica plaza santa barbara
  • plaza santa barbara

En 1909 se inició la construcción de un espacio ajardinado y de paseo como lugar de encuentro para los habitantes del antiguo Pueblonuevo del Terrible. Esta obra fue ejecutada por el contratista D. Francisco García Albert y dirigida por el ingeniero D. Jorge Dantart Zamorano.

La parcela de terreno que ubica la Plaza de Sta. Bárbara fue cedida, oficialmente, por el Director de la S.M.M.P. el día 30 de  Noviembre de 1909, con el fin de mejorar las infraestructuras y contribuir al progreso del pueblo. En el documento de cesión, La Sociedad ponía al Ayuntamiento como única condición que dicho espacio no podría ser utilizado nunca para edificaciones de ninguna clase.

Una vez cedido el terreno, el Ayuntamiento se centró en dotar a esta Plaza de un mobiliario significativo para aquella época, tal como 40 asientos y “8 columnas con dos brazos cada una”, ambos de hierro fundido. Estas columnas fueron utilizadas como soportes para instalar el alumbrado eléctrico público. Y, por otro lado, también se plantaron diferentes especies de árboles.

Llama enormemente la atención que la instalación del alumbrado eléctrico público en Peñarroya-Pueblonuevo fue pionero dentro de la provincia de Córdoba, ya que en lugares como la Puerta del Sol, en Madrid, fue incorporado en 1881 y el del  Paseo Colón, en Barcelona, en 1886, es decir, poco más de dos décadas antes que en nuestro municipio.

Desde sus orígenes, la Plaza de Sta. Bárbara fue conocida como “El Llano”. Esta, a principios del siglo XX, era un reclamo comercial conocido popularmente como “Casa la Valeriana”, tienda de comestibles destinada a satisfacer la demanda de los ingenieros franceses. La tal mencionada Plaza, también destacó como punto de atracción lúdica, debido a la existencia de un quiosco de la música, en el que la Banda Municipal tocaba las principales piezas musicales de la época. Durante la II República pasó a llamarse "Plaza de la República". Finalmente, en la década de los sesenta fue demolido por el Alcalde D. Alfredo Gil Muñiz. Desde entonces, se encuentra la terraza cafetería y restaurante La Belita, diminutivo de Isabelita, que conmemora al quiosco de la música.

Frente a la Iglesia de Sta. Bárbara, se sitúa la escultura del Minero, haciendo referencia al legado histórico de la ciudad de Peñarroya-Pueblonuevo, la cual fue cabecera en la industria minera a nivel nacional. Con esta figura se pretendía conmemorar a los hombres que sucumbían "las entrañas de la tierra". En el lado opuesto, podemos encontrar otra figura de bronce de un perro llamado Terrible, quien descubrió una mina de carbón en 1777, dando nombre en sus orígenes a Pueblonuevo del Terrible. Ambas esculturas fueron realizadas por Francisco Alcalde Núñez en los años 1997 y 1998, respectivamente.  Ambas figuras se pensaron para esta plaza por el hecho de que justo enfrente se encuentra la Iglesia del mismo nombre, en honor a la patrona de los mineros. 

Monumentos

Atrás